Así fue el apoteósico adiós de Mutemath

Tras la salida del Play Dead, último trabajo de la banda, repasamos todos sus álbumes, del menos al mejor. Aunque no está oficialmente disuelta, Mutemath ya no tendrá a sus integrantes originales, a excepción de Paul Meany.

 

El 3 de mayo de 2017, Roy Mitchell-Cárdenas (bajista, guitarras, tecladista, coros), anunció su irreversible salida de la banda arguyendo motivos personales y familiares. Se veía venir la tormenta. Algo ya no iba bien y un final anticipado se dejó sentir en el ambiente. Finalmente se le unió el batería Darren King el 8 de agosto, pareja fundadora del grupo originario de Nueva Orleáns. Paul Meany, ya solo, anunció por las redes sociales con una carta a los seguidores de Mutemath que esa salida también era irrevocable y lo sentía en el corazón, pero no podía dejar tirado el tour internacional que se avecinaba, y se armó con músicos para suplir las salidas. Es obvio que las rupturas estuvieron llenas de diferencias personales más que creativas (quizá el compartir tour y escenario con Twenty-one Pilots tuvo algo que ver, pero especulo, además, no hay más información que la declaración escrita de Meany). Mutemath estaba más que encarrilado. ¿Qué pasó? Quizá algún día se sabrá.

 

No es fácil, pero tengo que anunciar  hoy que Darren King ha decidido dejar la banda. Por ahora no prestará sus servicios con Mutemath. No puedo creer lo que estoy tecleando, pero esto es así. Puedo prometeos que hemos trabajado sin descanso para tratar de encontrar una solución a esta complicada e increíble situación, aunque de momento, sólo puedo pedir que por favor, cada uno nos otorgue el beneficio de la duda.

—Paul Meany***

 

Mutemath es una de esas bandas inclasificables, y si no han escuchado hablar de ella es comprensible. Art rock, indie, electro-experimental, progresivo; pueden ponerle múltiples etiquetas, pero cuando escuchamos atentamente, esas etiquetas bailan, se mezclan, se divierten y terminan fusionándose. Tras un paso efímero por el mainstream, decidieron reinventarse y ayer lanzaron su último disco, Play Dead. Último en todos los aspectos.

mutemath-tvhead.jpg
Darren King, Roy Mitchell-Cárdenas, Paul Meany y Greg Hill, miembros fundadores de Mutemath.

 

Paul Meany, Darren King y Roy Mitchell-Cárdenas dejaron un último recuerdo, un último regalo musical para nuestros oídos que se presentó el 8 de septiembre, justo el día de ayer. Sin la banda original ya junta, el álbum fue lanzado como el último golpe del boxeador a punto de dar de sí, y créanme, el regalo es hermoso, un perfecto saludo de despedida. Y escucharlo y saber que Mutemath hoy está disuelto, trae las lágrimas a flote.

 

El inicio de Mutemath fue curioso, con sus orígenes anclados en la música cristiana con la banda Earthsuit y de la que siempre trataban de desmarcarse. En su momento, redacté en la Wikipedia la mayor parte del artículo en español, y ahí dejo constancia de lo que sentía por su música desde que la conocí ahí por 2006, cuando acababan de sacar el álbum homónimo. Paul y Darren, enviándose grabaciones a distancia, comenzaron la idea. Con Roy y Greg Hill (quien fue el primero en salirse del barco en 2010) completaron un proyecto que incluía la experimentación de sonidos, rearmado de instrumentos, reprogramación de audios análogos que al bordarlos, se transformaban en sentimientos y emociones.

 

Como toda banda, tuvieron sus altibajos, y aquí dejo mi valoración sobre sus álbumes.

 

odd_soul_mutemath_cover.jpg

6) Odd Soul (2011)

Sin duda, el trabajo más flojo de la agrupación. La experimentación no resultó casi en ningún tema: mucha estridencia, ruidos que, a pesar de mis intentos por entender, no pude. Lo vi como poca inspiración y armonía. Pasó con más pena que gloria por mis manos. Incluso los critiqué por Twitter, y Mitchell-Cárdenas —para mi sorpresa— me respondió amablemente: respetaba mi decisión, aunque no lo consideraba así. Justo para este álbum, Greg Hill, guitarrista y coros, decidió salir por diferencias creativas.

 

81yTh+4F5cL._SL1428_.jpg

5) Armistice (2009)

Tras el eventual éxito de la inclusión de dos canciones en el mainstream (en las películas Crepúsculo, Transformers y Never Back Down), el sonido se iba distorsionando, las ideas parecían demasiado grandes para contenerlas, y esto llevó a un disco un tanto irregular. La banda empezaba a dar bandazos, aunque se sacaron grandes temas como Spotlight, Valium, Burden y Clockwork.

 

080688632526_1080W_1080H.jpg

4) Ep (2004)

Iniciando la carrera musical, Mutemath se agenció el Dove Award con el tema Control, uno de los mejores de la banda. El sonido inicial de Mute es extraño, melódico e inspirador. Reset, tema instrumental y de larga duración, resultó una explosión de sonido inclasificable: ¿rock instrumental, experimental, indie, progresivo, art rock? Los instrumentos rediseñados, efectos análogos y digitales, todo era una fiesta para los sentidos.

 

272f8750054b78c826403e51761292e6.1000x1000x1.jpg

3) Mutemath (homónimo, 2006)

Uno de los álbumes más inspiradores. Temas que solo pudieron ser igualados y hasta superados diez años después de experimentaciones de todo tipo. El fenómeno Typical, con el video nominado a los Grammy, resultó una locura pues contiene una característica no tan típica: la banda toca la canción hacia atrás, es decir, la letra, los movimientos y la actuación van hacia atrás en toda la duración del video. Les tomó tres semanas para aprenderse sus respectivas partituras en reversa. Cuando se les preguntó qué parte había sido más difícil tocar hacia atrás, Paul Meany dijo que Darren había hecho lo más difícil en la batería.

De aquí se desprendió el Flesh &Bones Electric Fun, un DVD de una presentación en vivo que demuestra las increíbles habilidades de los polifacéticos músicos sobre el escenario: hay solos que armonizan incluso con las patas de metal de una silla.

 

No oficialmente se compartieron por la red «B Sides» o versiones alternativas y temas que no fueron incluidos en este álbum, y son sorprendentes: Work of art, Forte, Fight… Estos tíos sacaban música buena hasta por los codos.

mutemath-vitals-album-art.jpg

2) Vitals (2015)

Tras los pasados álbumes, se hizo evidente que el último en especial, el Odd Soul, no había gustado incluso a la banda; su silencio de cuatro años lo demostró, y se metieron al estudio con la furia en las venas: así empieza el primer track, una explosión con la alegría del regreso (Joy Rides) que empezaba a compensar los desatinos del pasado, y nos llevan a lo que es la esencia de Mutemath: inspiración, experimentación inteligente y armonías unidas a una buena letra. Vitals fue un emocionante reencuentro con su música: Monument, Stratosphere, Used to y el tema homónimo, instrumental. Soy de la opinión de que no importa cuántos años pasen, así sean diez, para lanzar un nuevo disco. Lo prefiero a lapsos de dos años con álbumes que no llegan a transmitirme nada (lo que le sucedió a Dream Theater y que generó la salida de Mike Portnoy, por ejemplo). Aquí considero también el remate de Vitals, Changes, un disco de mixes muy interesantes, y cuyo tema homónimo es una grandísima introducción a lo que nos íbamos a encontrar en Play Dead.

playDead.jpg

1) Play Dead (2017)

Es el primer álbum donde hicimos todo lo posible por salirnos de nuestras propias ataduras. Desde la forma, mezcla y arreglos, llegamos hasta el punto de quiebre de nuestras respectivas habilidades, no nos dejamos nada. Aun con todo eso, tuvimos la suerte de haber producido temas decentes.

—Paul Meany.

El Mutemath que conocimos en Vitals y Changes creció hasta niveles insospechados. La inspiración, el armado, las armonías, las letras. Todo se conjuntó en un último saludo, y lo recibí con altas expectativas pero con el ánimo por los suelos gracias a la noticia de la ruptura de Roy y Darren. Esas altas expectativas se quedaron cortas: tenemos un Mutemath con un estilo maduro, definido, evolutivo en toda regla; nos ofrece un viaje en el tiempo, pero la época es indefinible: es música del pasado, presente y futuro. Lo más que puedo interiorizar mientras lo escucho es viéndome a mí como un chavito a finales de los ochenta y principios de los noventa, con mis audífonos de espuma conectados al Walkman, caminando por la calle. Es una sensación de transportación personalísima, y creo que cada escucha sentirá lo mismo. Son temas que me hacen sentir cómodo, temas disfrutables de principio a fin, intensísimos como Break the fever (un delicioso paseo rítmico que va desde los setenta hasta el presente) y Stroll on, que nos regresa ese Mute recargado que tanto añoraba. Es de notar que el último track, Marching to the end, sea eso, una marcha hacia el final, hacia el «volver a empezar» de otras formas, en otros mundos y dimensiones musicales. Lamento que sus integrantes hayan tomado la decisión de disolver la banda. Paul Meany, a pesar de sus palabras optimistas sobre la continuación de Mute, son poco creíbles. Play Dead es producto de años y del inmenso trabajo de mentes privilegiadas cuyas almas se conjuntaron, experimentaciones traducidas a veces en pruebas sobre errores, en ruidos, y que fueron retomados en la grandeza, convertida aquí en ocaso y despedida. A menos que Darren y Roy decidan volver a retomar Mute donde lo dejaron, Mutemath volverá a existir. Porque ellos son la banda, son prácticamente irremplazables con todo respeto para sus reemplazos y Paul, una gran voz. No podrá ser de otra forma.

 

****

Gracias a Ángel Ferrer, de Rock the best music, por la traducción de la carta de Paul Meany.

Pueden consultar la traducción completa aquí, y por qué no, ver sus artículos:

https://rockthebestmusic.com/2017/08/darren-king-deja-mutemath.html


 

2 respuestas a “Así fue el apoteósico adiós de Mutemath

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s