Claroscuros en la visita de Malala a México

El 31 de agosto pasado Malala arribó a México para dar unas conferencias en Ciudad de México y Monterrey. No trataré el caso de su llegada a Cancún ya que este fue fortuito, estuvo una noche y no pasó nada relevante, exceptuando que la prensa local brilló por su ausencia; no le importó buscar la nota e hizo como que no pasó nada. Incluso un periodista local me dijo que no valía la pena siquiera intentar entrevistarla por lo rápido e intempestivo de su estadía en la ciudad. Así de curioso está el manejo de la prensa local (todo se ha de buscar por Google y a través de agencias, pero solo especulo), y que Dios nos agarre confesados. Ya no hay ese instinto periodístico que se solía tener del reportero in situ, o todo ya está informatizado.

 

El tema que realmente quiero abordar es el del trato a Malala en las redes sociales, en este caso, Twitter. Suelen ser buenos medidores ya que cualquier persona con dos dedos de frente, conexión a internet y cuenta en la red social puede acceder y desparramar su sabiduría con ingeniosos chistes, dobles sentidos, hashtags y memes.

En su intento de escuchar al mexicano, Malala se ha topado con un país hostilque no quiere escuchar, y además te mienta la madre.

Malala tenía una sesión de preguntas el 1 de septiembre, y se dedicó a escuchar las inquietudes de los mexicanos y responder cuanta duda pudiese. Esto fue lo que pasó y elegí un tanto al azar. El hashtag #PreguntaaMalala sigue vivo y se puede consultar sin ningún problema en Twitter.

malalatwitter.png
Hay que destacar el tuit del Tec de Monterrey, anfitrión de una de sus conferencias, participando alegremente en la fiesta ‘del mame’. Lamentable.

02030405060708

 

¿Conclusiones? Quizá no las haya. ¿Las hay? No intento condenar a ninguno de los ‘tuiteros’ que respondieron con sorna y mala educación a la embajadora de la paz, ellos ya lo han hecho solos. Lo poco que pude ver de esta cadena es que por cada pregunta seria, iban cuatro o cinco insultos escatológicos, chistes estúpidos o ironías de mal gusto. Entiendo que el sentir social esté por los suelos por diferentes factores (gobierno, inseguridad, narcotráfico) pero lo único que pedía Malala era que los mexicanos externaran una inquietud. ¿Tan mal está la educación? ¿Sabemos usar las redes? Personas como ella cambian perspectivas mundiales. En su intento de escuchar al mexicano, Malala se ha topado con un país hostilque no quiere escuchar, y además te mienta la madre. De vergüenza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s