‘El camino hacia el Dorado’, cuando los mayas se juntaron con Elton John y la Malinche

vlcsnap-1816355
La entrada de la mítica ciudad, según Dreamworks.

Saliéndonos un poco de lo literario, y antes que me crucifiquen, esto es solo un análisis hecho desde un enfoque histórico-comparativo. Es una contribución al proyecto Mayas imaginarios y mayas reales del doctor en Historia Iván Vallado Fajardo, de la Universidad Autónoma de Yucatán.

Debo empezar por aclarar que es una película que me gusta y me trae nostalgias, yo la proyecté en el cine cuando era un mocoso (existía aún el celuloide) y empezaba mi vida laboral ahí en el 2000, año de grandes producciones cinematográficas como Gladiador y Amores Perros. A mis dieciocho, desde que vi el tráiler de la película, la curiosidad me hizo presa. ¿Una película animada sobre los mayas y el encuentro de dos mundos? Tenía que verla a como diera lugar. La naciente Dreamworks SKG —fundada en 1994 por Spielberg y uno que otro rebelde—, la hoy poderosa casa de animación que compite de tú a tú con Disney y Pixar, hizo en sus comienzos experimentos interesantes de corte histórico, empezando con El príncipe de Egipto y José: el rey de los sueños, que tuvieron buena aceptación crítica y del público. Hay que decir que las animaciones e historia de estas películas empezaron a incomodar a la gigante Disney, por lo bien elaboradas, y además teniendo éxito en un rubro poco explorado para la mandamás infantil.

road_to_el_dorado-2
Póster de la película

En esta confianza puesta sobre las animaciones de pasajes históricos, llegó el primer fracaso financiero de la productora: El camino hacia el Dorado (The Road to El Dorado). ¿Por qué fracasó entre el público, a pesar de recibir tibias críticas positivas? Repitió la fórmula Disney ganadora, contando con un reparto musical de lujo: Elton John y Tim Rice, los mismos que alzaron el Oscar con El rey león. El tráiler lo pregonaba. ¡Parecía una apuesta segura! Bueno, en México no cayó muy bien como sucedió tiempo después con Apocalypto de Mel Gibson, y algo interesante se puede sintetizar en que no nos gusta que los gringos vengan a contarnos nuestra propia Historia. Y es fácil de explicar considerando fríamente que El Dorado resulta un completo disparate si la comparamos con la verdadera Historia; un batiburrillo argumental que se adapta al público infantil y que sin embargo, consigue su objetivo: entretener, sobre todo a los estadounidenses, que ni les va ni les viene lo prehispánico, ellos surgieron en 1776 y no hay más hacia atrás (si acaso Pocahontas). Sabemos que los norteamericanos tienen la bonita costumbre de hacer de las culturas prehispánicas hasta lo más insólito (Véase Aztec Rex y otros), que indudablemente en México es recibido, por los que saben y también por los que todavía acostumbran satanizar de forma arcaica a la Malinche, como una falta de respeto a la Historia y llevándolo al extremo, como una burla para el mismo país.

Logró apenas ser medianamente conocida gracias a la pobre acogida que recibió en Latinoamérica y en especial México, a pesar de contar con otro artista exitoso del pasado, Mijares (La Bella y la Bestia), un fresco Aleks Syntek acompañando al doblaje y a las canciones a lo largo de la película, y complementando un Demián Bichir en pleno ascenso. Lo curioso con esta cinta, es que, además de ser la primera animada de un gran estudio norteamericano en tratar directamente la cultura maya y hacerla base del escenario y el argumento, es la primera que habla de un encuentro hispano-maya. Recalco, hablo de los gigantescos estudios de animación norteamericanos.

200_s
Tulio y Miguel, los dos farsantes, un estilo de protagonistas que le vino bien a las películas animadas, cuando se usaban correctamente.

La historia es sencilla y seré breve: corre el año de 1519. Tulio y Miguel, los protagonistas, son dos españoles buscados por la ley, y la antítesis de los príncipes encantadores que tanto se pusieron de moda y que culminaron con su máximo éxito en Shrek. Tulio es un codicioso patán que siempre se las ingenia para hacer trampas y engaños con tal de obtener cualquier tipo de ganancia. Egoísta y mezquino en esencia, pero que termina cediendo ante los impulsos de Miguel, su contraparte, un hombre más sentimental y que busca más aventuras que ganancias monetarias. Por accidente caen en un barco de Hernán Cortés, quien se dirigía a América “por oro”. Atrapados como polizones en el barco de Cortés, son condenados a trabajar en plantaciones de azúcar en Cuba. Logran escapar del barco en un bote de remos con todo y un caballo, y tras días de ir a la deriva, llegan a la costa americana. Con un mapa que señala la ubicación de El Dorado, una ciudad completamente hecha de oro, ubican las señales que los dirigen a su destino.

tumblr_m46prhocQ71qdbhwwo1_1280
Detalle de El Dorado, un interesante y pintoresco combinado de estilos arquitectónicos mayas. Se puede apreciar una réplica del Castillo de Tulum en el costado izquierdo.

Cuando los dos bribones llegan a la ciudad, uno se sorprende por los detalles que contiene su arquitectura. Lo dije antes, resulta una revoltura de estilos mayas, que van desde lo Puuc (que predomina para mi beneplácito con un arco falso como entrada principal) y arte visto en Uxmal, Chichén Itzá, Tikal, Copán y Palenque, y otras más. Las estelas son diseños mezclados por los animadores y las reales que sabemos existen en estas ciudades; sin embargo, para los norteamericanos no hay límites: la meta es jugar con las construcciones para adaptarlas a las escenas. Hay incluso un partido de juego de pelota que creo que si lo viesen algunos de mis amigos expertos arqueólogos, morirían de un infarto. Pero repito, todo se hizo con el afán de entretener (como cinta animada que es), y logra su cometido. ¿Para bien, para mal? Eso depende de cada quién. Hay que recalcar que los escenarios y la animación 2D y 3D son los puntos fuertes de la película, y su argumento lleva hilos sólidos y que conservan su propia lógica, en su propio microuniverso.

Tzekel-Kan's_rise_to_power
El brujo Tzekel Kan conjurando un hechizo a través de una estela. El villano resultó ser el más apegado a la realidad histórica en El Dorado.

Los verdaderos problemas para la cinta —y que cala en los pueblos que alguna vez fueron mesoamericanos, quechúas o incas— es cuando la llegada de los dos bribones es esperada como el arribo de los dioses. Dioses a los que se les rinde pleitesía, se les hace fiestas y se les obedece, todo bajo el marco de un gran engaño que se va orquestando por los dos compadres ibéricos. No contentos con eso, nuestros amigos animadores gabachos complementan la “traición” con la ayuda de una bella y voluptuosa mujer maya, Chel, a la que muchos aquí llamaron cariñosamente “La Malinche”, y es más que comprensible: Chel, por voluntad propia, se presta a ayudarlos en el engaño de ser dioses, porque quiere irse con ellos (además de robar todo el oro que se pueda para regresar como reyes a España). Nunca se aclaran sus motivos, pero a su accidentado arribo a la ciudad maya, Tulio y Miguel se la topan como una ladrona de ofrendas.

Pues bien, Chel ayuda a los hispanos a entender la cosmogonía maya, y aquí viene el otro punto fatal para la película: los mayas veían mal el sacrificio aquí, el cacique estaba en desacuerdo con los tributos humanos que ofrecía el brujo, malo de la historia y único cuerdo en toda la incoherencia de los pobladores mayas de El Dorado, el único acorde con el pensamiento histórico real. ¿Cómo puede el cacique y el pueblo ver mal una tradición ancestral y estar de acuerdo con los hispanos recién llegados? Una vez más, gana la visión Morley, extendida para Estados Unidos y que tenía que aplicarse a una animación infantil: mayas pacíficos, sabios y enlazados con la naturaleza. Encaja perfecto en los finales felices.

tumblr_lzjwzmmp6i1qei38z
Chel juega un papel protagónico en las ambiciones de los compadres españoles. El pretexto perfecto para rechazar una cinta que emula las “traiciones” de una Malinche muy viva en la actualidad.

Todo esto resultó en una apuesta arriesgada para Dreamworks, quedando como un pasaje histórico demasiado complejo para llevarlo a una animación infantil, destinado a un público desinteresado en esos temas. A pesar de no alcanzar el entendimiento del logos de los “sujetos reales”, derivando en una antiantropología, como dice atinadamente el doctor Vallado, en sí, el proyecto animado se mira novedoso -y quizá quede como un único experimento para esta etapa de transición de la Historia Universal-, y no se puede negar que la producción se esforzó: incluso los animadores vinieron en excursiones a Yucatán y Centroamérica para empaparse de los monumentos y eso se refleja en un gran trabajo de escenarios de fondo, a pesar de la discrepancia con la realidad. Al fin y al cabo, El Dorado sigue siendo una ciudad ficticia, inalcanzable. La música es caso aparte, y no hablo de las canciones de Elton John (que pasaron de noche a diferencia de lo que hizo en El rey león). Hablo del soundtrack, la música incidental que hizo Hans Zimmer y que habla de su innegable calidad compositora.

Dreamworks quiso jugar juntando a los mayas con Elton John y por poco deriva en desastre para ellos.

maxresdefault
Los españoles, reverenciados y adorados 500 años después. No le sentó bien a Latinoamérica.

 

20150228_212401
El oro, objetivo y motivo de disputa centenaria. A México no le gusta que se lo vengan a contar en una película.

21 respuestas a “‘El camino hacia el Dorado’, cuando los mayas se juntaron con Elton John y la Malinche

  1. Anónimo dice:

    Hola bichejos la pelicula me parecio espectacular, me ha encantado la parte del velon de ramon muy buena peli,por otra parte me parecio que habia muy pocos cogollos saludos

    Me gusta

  2. John Blaylock dice:

    Sin duda hay muchas referencias a la arquitectura y arte maya.
    – Los postes de la entrada de El Dorado son mascarones de Chaac de Uxmal.
    – Hay celosías Puuc en varias escenas.
    – El jaguar al que da vida Tzekel Kan está claramente inspirado en el trono de jaguar rojo que se encuentra al interior del Templo de Kukulcán en Chichén Itzá y el edificio que destruye el jaguar es muy similar al Observatorio de Chichén Itzá.
    – El torbellino de agua, que en la película llaman Xibalbá, cuando para los mayas Xibalbá era el inframundo, es un guiño al cenote sagrado de Chichén Itzá en el que también se ofrendaban piezas de otro.
    Igualmente hay referencias a otras culturas:
    – El jaguar de Tzekel Kan también tiene elementos del famosos cuauhxicalli mexica con forma de jaguar.
    – En la gruta de acceso a El Dorado se ven cabezas colosales olmecas.
    – La plataforma desde la que se lanzan los objetos de oro hacia el pozo de agua tiene la forma de una cabeza de serpiente con plumas que recuerda a las cabezas de Quetzalcoátl del templo del mismo dios que se ubica en Teotihuacan o también a las que se encuentran en el Templo Mayor de Tenochtitlan.
    – Hay una escena en la que se ven a los famosísimos Voladores de Papantla.
    Personalmente siempre he creído que hecho de que El Dorado sea mostrado como una ciudad rodeada por agua es una referencia a Tenochtitlan.
    Es todo un amasijo de culturas prehispánicas no sólo mayas. Parece que los gringos creen que todo lo que les queda al sur es igual. Sea como sea es una buena película, muy entretenida; al igual que a ti, despierta mi nostalgia.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Chica de Mar dice:

    Soy fan de está película desde niña, ahora como estudiante de Lic. por una asignatura me tope con la novela de Bernal Díaz del Castillo, la cual me gustó mucho. Días después de haber leído la novela, en uno de mis ratos de ocio, me atreví a ver nuevamente la película y quede impactada de darme cuenta y de ver la película con la perspectiva de la novela de Bernal, quede un poco sorprendida, me gustó haberme topando con algunas semejanzas que tiene la novela con la película, de alguna u otra forma los dos protagonistas me recordaron a Jerónimo de Aguilar, y Gonzalo Guerrero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Mauro Barea dice:

      Chica de Mar, no andas tan perdida. Efectivamente, hay trazas de la historia de Gonzalo Guerrero, aunque difusas, el encuentro de dos mundos y sus repercusiones son expuestas en la visión norteamericana, pero no deja de ser atrayente.

      Me gusta

  4. Marky dice:

    Y si tal vez mezclaron todos esos elementos mesoamericanos (e incaicos en algunos puntos) no por ignorancia sino por mostrar una civilización ficticia que, como la ciudad de El Dorado, su ubicación tampoco estaba bien definida?

    Le gusta a 1 persona

  5. Anónimo dice:

    Nos por echar a mal este que sin duda es un ensayo con muy buenas observaciones y en esencial lo que los estadounidenses hacen con nuestra historia.
    Pero a pesar que en el filme se muestran rastros de diversas culturas mesoamericanas, la ciudad “El Dorado” esta ubicada en Sudamérica, pues esta leyenda es de procedencia Inca, por lo que no esta en territorio maya.

    No busco el ofender ni algo semejante, pero si me gustaría corregir este pequeño detalle…

    Le gusta a 1 persona

    1. Mauro Barea dice:

      Es verdad, pero en la película, el año que corre es 1519, con Cortés zarpando de España. No hay correlaciones históricas. El Dorado fue buscado en Sudamérica a partir de 1534, aproximadamente. Así que ‘este’ Dorado de Dreamworks es maya en esencia y con trazas de culturas mesoamericanas, lo que he referido. No hay nada que lo coloque como inca. Un saludo.

      Me gusta

  6. Anónimo dice:

    Excelente escrito, pero tus propuestas de la razón del fracaso de la película no suenan del todo realistas. Cuando dices cosas como que a los mexicanos y latinoamericanos no nos gusta que nos cuenten nuestra propia historia, supongo que te refieres a los críticos, ¿no? Porque dudo mucho que el espectador promedio que fue a ver esta película al cine haya salido desconcertado o hasta ofendido por las inexactitudes que vio (suponiendo que se haya dado cuenta, para empezar) y haya recomendado a otros no verla. Creo que la razón del fracaso comercial tal vez tiene más que ver con cuestiones fuera de la película como la difusión y la publicidad. Digo “tal vez”, porque en realidad no lo sé, solo lo propongo porque la otra alternativa me parece más inverosímil.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s