#CruzandoFronteras en Mahahual

En los viajes, trato de descubrir paisajes y personas que se queden en la memoria de vida. Existen lugares que permiten evocarse y revivirse en formas poderosas, y por qué no, saborear y hasta olfatear, sudar con el recuerdo vívido. Mahahual es sin duda uno de esos lugares que se evocará para siempre en el recuerdo de cualquier visitante.

Vine con el fin de participar en un festival, y Mahahual hizo de sus playas hermosas y solitarias un segundo renacer para mi consciencia cancunense; llegué a charlar de literatura, de la sociedad y la ecología, y encontré amigos entrañables que no sabía que tenía. Algunos los conocí al fin en persona tras años de amistad digital, y fueron razones suficientes para hacer de este festival una auténtica celebración a la vida misma.

DSCN3391.JPG
Kilómetros así, de maravillas naturales, en Mahahual.

 

El aceleramiento y estrés de la ciudad con sus problemas que se cuecen en una olla a presión, desaparecen al bajar del autobús. El aire liviano, salado e impregnado de tranquilidad, es lo primero que recibe al primerizo visitante a su llegada. Mahahual está ahí, desarrollándose con tiento, con un malecón de ensueño, palmeras peinando continuamente el cielo azul y con gente que te da los buenos días con una cálida sonrisa. Mahahual se abre al visitante en una mezcla atípica: como si no se decidiera a dar el paso que han dado previamente otros destinos como Cancún o Playa del Carmen, y ése es precisamente su sabor característico actual. Me comentan que el pueblo cambia de acuerdo a las temporadas a lo largo del año, pero en mayo, Mahahual y sus habitantes se lo toman con calma, estudiando el impacto, cuidando con celo sus costas adyacentes, atentos al atraque de los cruceros, pero al mismo tiempo vigilantes para que no ocurra otro desastre como Tajamar.

13173376_576317535862036_5733899180219820777_o.jpg
Luciano Consoli (der), en la presentación del festival en la Ciudad de México.

 

Luciano Consoli logró un sello particular para este paraíso a través del arte y la cultura, hoy tan relegadas de las agendas políticas y sometida a través de seis años a ser un sótano disfrazado de subsecretaría, con modelos y maniquíes que no pierden la oportunidad de posar para los lentes indiferentes de las cámaras. Este festival rebasó mis expectativas, y seguro habrá muchas lecturas de sus propios participantes, por lo que trataré de no extenderme demasiado al respecto.

#CruzandoFronteras logra consolidarse como un encuentro para quienes tenemos que exponer la realidad de nuestro país y nuestro mundo, sin ambages ni florituras propias del discurso demagógico; como he dicho, un escritor no debe quedarse en las presentaciones y en las fotos, sus palabras no deben solamente quedarse impresas en las paredes muertas de una calle solitaria. “Tienen carta blanca” nos dice sin reparos Luciano, y entonces expongo la realidad literaria y ecológica insostenible de Cancún y nuestro Quintana Roo, con Omar Capistrán fungiendo de excelente enlace y entrevistador ante los mahahualenses, que tomaron su tiempo para satisfacer la curiosidad de saber quién diablos es Mauro Barea. Leí un cuento dedicado a un gran amigo y maestro, Hernán Lara Zavala, un relato que enuncia la problemática migratoria de los pueblos hacia las grandes ciudades, anudado con una leyenda cuya presencia aún invita a escuchar atentamente, la de los aluxes.

13131529_573888372771619_8453162083871339112_o.jpg
Cartelera completa de un festival por demás completo, y que seguro crecerá con los años. ¡Felicidades Mahahual por albergar tal evento!

Termina la charla, y Luciano me pregunta qué se necesita para ser un escritor en Quintana Roo. “Para ser escritor se necesita estar loco, y aún más en Quintana Roo” le respondo de inmediato, y ríe, para después escuchar mi versión de la historia con toda seriedad: no hay Pecdas, no hay Foncas, no hay un fondo editorial ni becas para escritores como yo, ni para muchos otros que navegan a la deriva con sus textos de calidad enrollados bajo el brazo. La cultura se relegó en este estado a un estado de burocracia somnolienta, y no existe más que imagen y maquillaje en forma de una directora que desoyó las palabras del mismo Lara Zavala en la Feria del Libro de Minería, allá en 2013, “apoyen a los escritores”, cosa que no sucedió. Las secretarías y secretarias ya se van, como si nada pasara, dejando un verdadero desastre, sopas y crucigramas de letras ininteligibles, y festivales por demás vergonzosos. Queda aún la esperanza que al irse, nuevas cámaras y nuevos rostros apuesten verdaderamente a un renacimiento literario y cultural en Quintana Roo. En ese ínter, esfuerzos independientes han tomado el lugar con mucha dedicación, como Miguel Manjarrez con su excelente narrativa o David Anuar González, que busca con su trabajo académico ubicar a la literatura y autores quintanarroenses del presente, algo que nadie se ocupa de hacer.

21335
Las palabras de Luciano Consoli al término de la presentación. Omar (izq) estuvo excelente en la entrevista, me sorprendió lo bien estudiado que tiene el trabajo de un servidor.

Entonces, Luciano, al entregarme el certificado de mi participación, toma el micrófono, y habla para los presentes, y sus palabras, emocionadas, salidas desde el corazón, las escucho atentamente: “vamos a hacer que tu obra sea publicada, a través de Fundación Mahahual y Cruzando Fronteras, la vamos a publicar, con el apoyo de las instituciones de cultura o sin ellas”. Palabras comprometidas, sencillas, que acepto con un abrazo y la aprobación de los presentes.

Vine a participar en un festival a Mahahual, y terminé apropiándome de sus playas, de sus calles, de su comida y de personas valiosas: todo eso ya tiene un lugar para la memoria personal. Cada vez que evoque mis pasos por el malecón de Mahahual, irá acompañado de una sonrisa. Gracias Luciano y Omar, y gracias al magnífico festival Cruzando Fronteras y sus participantes, espero que nos encontremos muy pronto para continuar con las charlas tan interesantes, con el pensamiento que necesita urgentemente este Quintana Roo y este país en estado de suspenso social y académico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s